arrow_drop_up arrow_drop_down

EL CUELLO

La palabra latina "Collum" significa cuello.


Usamos el término tratamiento. Por lo tanto, es útil observar la anatomía del cuello y las estructuras que desempeñan un papel importante en el “Collum-Tratamiento”.

La columna cervical consta de siete vértebras cervicales (unos lo llaman “vértebras del cuello”, otros dicen “vértebra cervical”). Están numerados de C1 a C7.


Distinguimos dos zonas.


  • Primero, las vértebras cervicales C1 (el Atlas), C2 (el Axis) y C3. Con el hueso occipital, esto también se conoce como área del AAO.

  • En segundo lugar, las vértebras cervicales C4, C5, C6 y C7. En lo que refiere a su forma y su función, estos vertebras son muy parecidas a las otras de la columna vertebral.

El cuello et las vértebras cervicales

El área de la AAO

El área AAO es una abreviatura para el área Atlanto-Occipital, donde Atlanto se refiere al Atlas (C1), y Occipital se refiere al Occiput (latín para cráneo). Las dos primeras vértebras cervicales, el Atlas y el Axis, tienen funciones que son completamente diferentes de las otras vértebras y no están interconectadas por un disco intervertebral.


El Atlas

El Atlas (C1) es un anillo óseo, con en la parte superior dos superficies de articulación en forma de cuenco en las que lleva la cabeza (la cabeza de un adulto pesa entre cuatro y seis kilos).


Esta primera articulación (la articulación atlante-occipital o articulación cráneo-cervical) también se llama la articulación del “sí”: o sea, hace posible las torceduras de la confirmación el “sí”. Al mismo tiempo, la naturaleza de esta articulación forma una barrera para la rotación. Podemos doblar con esta articulación solamente unos 15 grados hacia adelante y lo mismo 15 grados hacia atrás.


El Axis

El Axis (C2) tiene un diente (latín: dens) que coloca el anillo del atlas en la parte delantera y dos placas articulares con el Atlas. Esta estructura representa la segunda articulación de las vértebras cervicales y permite movimientos de rotación: izquierda y derecha hasta 45 grados. Así que esta es la articulación de la negación “NO”. Los movimientos hacia adelante y hacia atrás son en esta vertebra muy limitados.


C3

La tercera vértebra cervical está conectada al Axis (C2) con un disco intervertebral, y permite claramente los movimientos de la articulación del “SI” y del “NO” y, por lo tanto, pertenece a las dos primeras vértebras cervicales (más que a las siguientes cuatro vértebras cervicales). Esa es también la razón por la que, cuando hablamos del área AAO, también involucramos la tercera vértebra cervical.


La médula espinal y ...

En el interior, las vértebras tienen su paso por la médula espinal y los movimientos no son un obstáculo en circunstancias normales. Lo mismo se aplica al suministro de sangre que corre a través de las aberturas en los procesos transversales.


Desde el punto de vista de las “habilidades motorices” hay una cooperación muy intensa de la audición, la vista, el equilibrio y objetivo; esta coordinación requiere la presencia de un gran número de receptores (proprioreceptores) en la región del cuello, del C1 al C3. Hay 2000 a 5000 proprioreceptores por gramo de tejido muscular y articular en esta zona, mucho más que en cualquier otra parte del cuerpo.


Así, esta zona del cuerpo es la más móvil y la más sensible. A partir de ahí, se coordinan las habilidades motorices de la cabeza, el tronco y las extremidades.


Por ejemplo, se puede observar con razón que esta área funciona como un órgano sensorial, es decir un sentido particular, el sentido posicional.

¿El porqué del tratamiento?

Numerosos problemas del cuello y de la espalda tienen el mismo origen: la posición de las tres vértebras cervicales superiores y su relación con la cabeza están alteradas.


De verdad, podemos hablar de e indicarlo como una dislocación.


Como es típico de una dislocación, eso necesita una ayuda especializada para devolver la situación a su estado original (natural). Compárelo con un hombro donde el brazo superior está fuera del bol. Ese brazo debe ser puesto nuevamente en el bol.


Cuando hablamos de una dislocación en la parte cervical se trata de solo unos milímetros. Tan pronto como se produce una dislocación, la estructura interna del hueso, el músculo y el tejido articular, que normalmente hace todo lo posible y facilita para no tener problemas, va funcionar contrariamente.


Esto explica, por supuesto, el continuo desarrollo de quejas cada vez más graves y complejas en caso de una lesión en el cuello después de un accidente.


Podemos decir con razón que la desproporción de las vértebras cervicales superiores interrelacionadas, y su relación con la cabeza, es a menudo la causa (o un cofactor importante) de muchas quejas diferentes.


Cuando el cuello recibe un golpe y se produce un trauma, puede tener importantes consecuencias para el buen funcionamiento del resto del cuerpo.


Descubran cuando tienen quejas posibles, cuales son las consecuencias de un accidente aparentemente inocente.

¿El porqué del Collum tratamiento?